Atlético Tetuán: La huella marroquí en la Primera División española

¿Un equipo de Tetuán jugando en la Primera División española? Muchos pensaríais como un equipo de un barrio de Madrid puede jugar en la máxima categoría del fútbol español. Sin embargo, los tiros no van por ese camino. En esta ocasión hablamos del Club Atlético Tetuán, un club marroquí que compitió en la Primera División española durante una única temporada, la 1951-52.

Debemos de retroceder en el tiempo para comprender este anecdótico e histórico hecho, concretamente, hasta la época del Protectorado español de Marruecos. En la capital de este territorio, Tetuán, se fundó el Club Atlético Tetuán en el año 1922. Los inicios del club están muy ligados a los militares españoles destinados en el norte de Marruecos, destacando el nombre del militar de carrera Fernando Fuertes de Villavicencio, que a su vez, también fue futbolista del Atlético de Madrid. Por este motivo, muchos detalles del Atlético Tetuán nos recuerdan todo el rato a los del Atlético de Madrid como el nombre del club o la vestimenta con la camiseta rojiblanca y los pantalones azules.

 

Entrada de Primera División del Estadio Varela de Tetuán. (Fuente: Tetuán Recuerdos)

 

Sin embargo, no es el único equipo español con influencias en el Atlético Tetuán. El escudo del equipo marroquí se parece bastante al del Athletic Club de Bilbao, tal vez, porque uno de los más fieles colaboradores de Fuertes de Villavicencio, José Bacigalupe, era hincha del equipo bilbaíno. Tras pasar por la Segunda Regional y por la Segunda División de la época, coincidiendo con otros equipos norteafricanos españoles como el Ceuta, el Larache o el España de Tánger, el equipo tetuaní consiguió ascender a la máxima competición del fútbol español tras quedar como líder de un grupo en el que compitieron clubes tan famosos como el Levante, el Salamanca, el Mallorca o Las Palmas.

La experiencia en Primera solo duró una temporada, la 1951-52, con 30 partidos disputados y con un bagaje de 7 victorias, 5 empates, 18 derrotas, 51 goles a favor y 85 en contra. En esa misma temporada, el Atlético de Tetuán jugó los cuartos de final de Copa frente al todopoderoso FC Barcelona de Kubala, Ramallets y Cesar. El conjuntó tetuaní disputó sus partidos de local en el Estadio Varela con capacidad para 10.000 espectadores, que durante años fue el más grande del continente africano.

El Atlético Tetuán era un equipo en el que se mezclaban las culturas cristiana, musulmana y judía tanto entre la plantilla como entre los aficionados, siendo un ejemplo de integración y de concordia. En sus filas jugaron grandes jugadores como Chicha, Humanes, Martí-Gimeno o Jaco Zafrani. El rumbo de este histórico club cambió para siempre en el año 1956 con la descolonización del Protectorado español y posterior independencia de Marruecos. Finalmente el club se disolvió en julio de ese mismo año.

 

Celebración del Mogreb Atlético Tetuán por la liga marroquí obtenida en la temporada 2011/2012. (Fuente: Marruecos Magreb)

 

Sin embargo, el espíritu del Atlético Tetuán siguió vivo aunque hacia direcciones diferentes. Por una parte, los jugadores y directivos españoles de la entidad se trasladaron a la ciudad de Ceuta, donde el Atlético Tetuán se fusionó con la Sociedad Deportiva Ceuta, creando un nuevo equipo llamado Club Atlético Ceuta que heredó los derechos federativos y la plaza en Segunda División del ya extinto Atlético Tetuán. Por otra parte, en la misma ciudad de Tetuán, ya integrada en el soberano Reino de Marruecos, la rama marroquí del Atlético Tetuán fundó y adscribió un nuevo club a la Federación Marroquí de Fútbol en el año 1961.

Este nuevo equipo adoptó el nombre, afición, colores y estadio del ya desaparecido Atlético Tetuán. Hoy en día, el club juega en la Primera División marroquí bajo la denominación de Mogreb Atlético Tetuán, el cual, sigue manteniendo vínculos muy cercanos con el Atlético de Madrid. En 2012, el conjunto tetuaní se proclamó por primera vez en su historia como campeón de la máxima categoría del fútbol marroquí. Sin duda, el alma y el espíritu luchador de aquel equipo de antaño no se ha perdido pese a las desavenencias de la historia.

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*