Conociendo a… Ramiro Amarelle

Ramiro Figueras Amarelle, 17 de diciembre de 1977, Ponteceso (La Coruña) es considerado uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol playa. Comenzó a jugar a fútbol 11 y llegó a conquistar una Copa del Rey juvenil con el Deportivo de la Coruña, un torneo en la playa le hizo darse a conocer y fue llamado por la selección española, en aquel momento formada por exjugadores de fútbol para formar parte del plantel. “El niño” de la selección se convirtió en hombre, un hombre que se hizo leyenda de este espectacular deporte denominado Fútbol Playa.

Amarelle junto a Belchior y Benjamin

 

¿De dónde viene tu pasión por el fútbol playa?

La pasión fue creciendo a medida que fui practicándolo, dominando más aspectos del deporte y siendo partícipe de una selección nacional, donde encontraba a mis ídolos del fútbol de toda la vida. La motivación es ver que puedes hacer las cosas, sentirte capaz de ser partícipe y protagonista, vas mejorando y la gente confía y crea expectativas en torno a ti.

Si realmente te gusta y te sientes capacitado, te exiges más y ese listón realmente nunca llegas a superarlo. La clave de todo es querer siempre más, querer ganar, mejorar, evolucionar… y pensar que siempre puedes dar mas de ti tanto para mejorar individualmente como a tus compañeros.

 

Comenzaste en el mundo del fútbol playa junto a futbolistas del nivel de Gordillo, Sarabia,… ¿cómo te llegó esa oportunidad?

Me llegó a partir de un torneo amateur, donde jugaba con mis amigos, lo ganamos y como premio pudimos enfrentarnos a la selección. Ahí tuve suerte y me ofrecieron jugar con ellos, dando inicio a mi carrera.

 

¿Qué supuso representar a tu país y desde tan temprana edad?

Representar a tu país es siempre una responsabilidad, un sueño hecho realidad, sin duda ser tan afortunado de jugar con quien lo hice es lo que más se valora con el tiempo, aunque yo siempre lo he sentido así desde los inicios.

 

¿Cuales son las mejores experiencias que recuerdas con ellos?

Todos los momentos que he pasado con los jugadores profesionales de fútbol han sido especiales, me han servido para formarme ya no solo como deportista sino también como persona: Michel, Jimenez, Claudio, Gorriz, Juan Carlos, Goicoechea, Butragueño… Todos me han forjado en valores deportivos y de la vida, pero sin duda los momentos compartidos con Quique Setién han sido los que me han marcado como persona y como deportista.

 

¿Tenían un trato especial contigo por ser “el niño” de equipo?

Ser el “niño”, el único no ex-profesional siempre ha marcado nuestra relación. Ellos me acogieron y se conjuraban para exigirme lo máximo cada día, siempre en un contexto sin presión social como la que puede haber en el fútbol. En ese momento del fútbol playa, la organización y la participación de los jugadores era mucho más lúdica y de relax dadas sus edades, coincidiendo con  el final de sus carreras en el fútbol profesional. No aflojaban nunca conmigo, me enviaban siempre a dormir la siesta, a descansar el primero, a entrenar más que ninguno.. sin duda han sido el ejemplo perfecto para mi desarrollo posterior.

 

Te une una gran relación al técnico del Betis, Quique Setién, ¿qué destacarías de él y cómo comenzó vuestra relación?

Con Quique tuve afinidad desde un primer momento, porque lógicamente lo conocía y lo idolatraba como jugador, pero sobre todo por su cercanía, comprensión y cariño que siempre me ofrecía. Me explicaba cada una de las situaciones de juego y las extra-deportivas y me aconsejaba, creo que ni él era consciente de la fé y convicción que tenía yo en cada uno de sus comentarios. Para mi eran palabras sagradas y sin duda forjó mi carácter y mi personalidad. También ayudó pasar horas jugando al ajedrez y tener así la oportunidad de charlar una y otra vez sobre múltiples situaciones, deportivas y personales. Siempre fue un enamorado del trabajo de cantera en el fútbol, y a mí, que acababa de terminar mi etapa juvenil, ya me inquietaba hasta el punto de estar entrenando por aquel entonces en el Imperator, una escuela de fútbol de La Coruña, a los equipos benjamines y juveniles, eso me enganchó más aún a la persona dejando atrás quién era… Todo eso nos hace entender la magnitud de mi admiración hacia el.

 

El fútbol playa paso de ser un deporte de exjugadores, los antes mencionados, a ser un deporte profesional. ¿Cuál crees que fue el ocasionante de esta profesionalización?

La evolución lógica del deporte, muy comercial y promocional en sus inicios gracias a todos los ex-jugadores, pero que como es lógico con el paso del tiempo exigía mayor dedicación y más profesionalización si se quería ganar cada partido. El nivel de los mejores, que en los inicios era Brasil, hace que los demás equipos busquen fórmulas para poder llegar a competir con ellos, así como la disponibilidad para poder participar en un mayor número de eventos cada año provocaban que se buscase la aparición de especialistas y una mayor profesionalización y dedicación de todos los jugadores.

 

Hoy en día en España hay pocos clubes de fútbol playa, ¿crees que se dará una revolución y las ciudades costeras empezarán a invertir en un futuro?

En España tenemos un grupo alto de equipos, rondando los 20 así como un grupo alto de jugadores que entrenan semanalmente 4/5 veces. Falta un desarrollo de las competiciones, así como una difusión y promoción del deporte a nivel local y nacional. Debería haber un aumento de estructuras para poder practicarlo, en especial los más jóvenes; en esta parte es imprescindible que la Real Federación Española de Fútbol se involucre, sin eso perderemos lo que tanto nos costó arrancar. El desarrollo del deporte en cada país depende directamente de la implicación de la federación nacional en el mismo.

 

¿Qué tipo de entrenamientos se llevan a cabo en el fútbol playa?

El entrenamiento es bastante rudimentario por el momento, falta mucho trabajo de investigación y una mayor profesionalización del proceso de entrenamiento. Los jugadores se encuentran solos en su mayoría y son autodidactas, debemos ayudarlos y ofrecerles soporte para su desarrollo y mejora, tienen mucho mérito. Todos hacen entrenamientos a nivel individual o como mucho en pequeños grupos, con falta de técnicos especialistas y sin un control externo de su proceso de entrenamiento, por lo que la mejora más importante proviene del proceso de práctica jugada. A mayor número de partidos jugados y más experiencias, más evoluciona, progresa y madura el jugador.

 

¿Qué competiciones hay a nivel de clubes? Ligas nacionales, competiciones internacionales, torneos importantes…

Una liga nacional, que dependiendo de cada país tiene una estructura más profesional y duradera, como se puede comprobar con los 6 meses que dura la competición en Irán por las 2 semanas que dura en España. Un campeonato europeo, que dura 10 días y engloba a los mejores equipos de cada país en una competición al inicio de la temporada y un mundialito, que dura una semana y agrupa en un periodo de una semana a los mejores clubes del mundo.

Llorenc en un partido entre España y Rusia, en un partido clasificatorio para el mundial.

 

¿Y a nivel de selecciones?

Amistosos, partidos de liga europea, partidos de copa, clasificatorio para el mundial, actualmente para el de 2019 y mundial.

 

Ganaste una Copa del Rey juvenil con el Deportivo de la Coruña, ¿qué hizo que no siguieras jugando a fútbol 11? ¿en qué posición jugabas?

Las circunstancias y las oportunidades, me enamoré del fútbol playa y creo que tengo mucho que aportar aún. A fútbol 11 he jugado de todo, desde central a delantero, y donde más disfruto es siempre con el balón.

 

¿Cuál dirías que es la mayor diferencia entre el fútbol y el fútbol playa?

Es obvio que existen diferencias entre ambos deportes, la principal es la arena, a la que sumamos las dimensiones del campo, de las porterías, el tiempo y l a dificultad física entre otros factores.

 

Si te queda alguna espina clavada en el mundo del fútbol playa, ¿cuál es?

Me quedan muchas cosas, uno siempre quiere más y ese es el único camino para mantenerse tantos años vinculado a un proyecto. Desde luego conseguir un desarrollo de deporte mucho más importante en mi país es un objetivo claro, promover el deporte entre los niños, la construcción de campos, la creación y desarrollo de competiciones de ámbito local y nacional de una mayor duración y estabilidad… Hay muchos objetivos por alcanzar dentro del deporte, solo hay que estar en las posiciones adecuadas para poder desarrollarlo.

 

¿Ves a algún jugador de fútbol de renombre con cualidades para haber triunfado en el fútbol playa?

Muchísimos jugadores profesionales de primer nivel serían piezas importantes dentro del fútbol playa y seguro que también se sentirían protagonistas, nunca se puede generalizar y decir que todos lo harían a un mismo nivel. Debido a sus capacidades físicas, técnicas y psicológicas estoy seguro de que cualquiera tendría un espacio para desarrollarse.

 

¿Qué es lo que más ha cambiado del fútbol playa de hace 20-25 años al de ahora? En cuanto a normas, estilos de juego…

A nivel reglamentario, los cuatro segundos que hay para reiniciar el juego en el área, el no poder entrar y salir el portero en su propia área con el balón controlado y la protección de la chilena ha sido lo más relevante. En cuanto a lo deportivo, el nivel físico de todos los jugadores y el conocimiento de las acciones técnicas es hoy en día de un nivel altísimo en comparación con los inicios del deporte.

 

Cuál es el país donde más profesionalizado está el fútbol playa y donde más fácil es dedicarse al fútbol playa? Imagino que Brasil…

Rusia e Iran son los países que marcan el camino, Brasil no tiene apenas desarrollo a nivel local, lo que pasa es que sus jugadores juegan todos en Europa. Los más importantes lo hacen en Rusia, que es quien tiene mayor soporte económico en una liga más corta que dura 4 meses. Irán por contra, por las peculiaridades del país, su cultura y la duración de 6-7 meses de la competición, se lleva menos jugadores extranjeros, pero su competición nacional es super profesional.

 

¿Cambiarías por algo lo vivido en el mundo del fútbol playa?

Nunca cambiaría nada de lo que he vivido, me ha hecho ser quien soy y tener esta oportunidad de trabajar y vivir en un deporte que no existía y del que me he sentido siempre partícipe y protagonista.

PREGUNTAS CORTAS

 

Un referente: Quique Setién

 

Un compañero: Nico

 

Un rival: Todos los que me exigen el máximo, que son muchos. Los que ganan, los que juegan bien,… para mi Benjamín siempre será una referencia y Madjer, por nuestros inicios y relación que también es especial.

Ramiro Amarelle enfrentándose a uno de sus máximos rivales, Madjer.

 

Mejor gol y mejor experiencia con la selección: Quizás la chilena contra Ucrania que nos llevó al mundial de Tahití, fue una sensación fantástica. También lo fueron los inicios del deporte con los ex-jugadores o en el 2006 con el equipo al completo de compañeros y amigos de La Coruña.

 

Mejor momento a nivel de clubes: El 2008 en el Milán fue especial, por la plantilla que teníamos que era espectacular y porque lo ganamos todo. Aunque ganar el Mundialito de clubes en 2015 con el FC Barcelona es algo que nunca podré olvidar también.

Mejor momento a nivel individual (en lo deportivo): He tenido muchísimos reconocimientos y premios a nivel europeo y mundial pero si soy sincero creo que no he jugado todo lo bien que podría o debería. Hoy en día hay muchísimos jugadores mucho mejores que yo, me dan envidia sana y me provocan admiración la verdad… Me hacen seguir sintiendo la pasión que siempre me produjo este deporte.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*