Glorioso el Alavés, y glorioso el fútbol

Sí, contra todo pronóstico, el Deportivo Alavés se ha plantado en la final de la Copa del Rey. A comienzos de temporada ni los más acérrimos seguidores babazorros pensaban en que su querido Alavés podía soñar con meterse en una, y hoy 8 de febrero de 2017, el conjunto vitoriano ha certificado su pase a la final venciendo por 1 gol a 0 al Celta en Mendizorroza.

Hace aproximadamente 9 meses, pude presenciar en directo uno de los partidos del conjunto de Mendizorroza, concretamente en la jornada 40 cuando estaba en plena lucha por conseguir el ascenso. Ese partido se tenía que haber disputado en San Mamés, hogar del Bilbao Athletic durante su campaña en Segunda División, pero debido a las obras del techo del templo rojiblanco, el partido se trasladó a Lasesarre.

Aquello era una fiesta blanquiazul, mirases a la parte de la grada que mirases veías a seguidores alavesistas, el grito más entonado en aquella noche en la localidad de Barakaldo, fue el característico “Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a primera, Deportivo Alavés”. El estadio estaba lleno de seguidores babazorros, pero fuera del estadio también se quedaron muchos más aficionados, que intentaron animar a su equipo con bengaleos y cánticos. Si se hubiese disputado en San Mamés, probablemente el desplazamiento hubiera sido aún más masivo de lo que ya fue.

El Deportivo Alavés terminó ganando aquel encuentro por 3 goles a 2, en el que un Bilbao Athletic que había descendido dos jornadas antes puso las cosas muy difíciles a los alaveses, con la victoria en tierras vizcaínas se le ponía muy de cara el ascenso, y lo certificó una semana más tarde regresando a la máxima categoría del fútbol español tras aproximadamente 10 años de sufrimiento en los que llego a estar hasta cuatro temporadas en Segunda División B.

El Alavés celebra uno de los goles anotados en Lasesarre

Hoy, ni un año más tarde de certificar su ascenso han conseguido meterse en la segunda final de su historia en la que se enfrentarán al Fútbol Club Barcelona que apeó de la competición al Atlético de Madrid. Aquel día en Lasesarre, vi muchas camisetas conmemorativas de aquella primera y única final a la que llegó el glorioso, la de la Copa de la UEFA en la temporada 2000/01, que perdió por 5 goles a 4 frente a un Liverpool en el que ya empezaban a destacar leyendas del fútbol inglés como Steven Gerrard, a pesar de la derrota, una noche mágica para los alaveses.

Zorionak Glorioso, como reza vuestra web ¡Habéis hecho historia, seguid soñando!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*