Las primeras pedaladas

Desgrange quería mantener fieles a su revista a los seguidores del ciclismo. Imagen:Wikimedia

Corría el año 1903. Salpicado por un escándalo antisemita, Henry Desgrange se vio obligado a cambiar el nombre de su periódico, Le Vélo —«la bicicleta» en castellano—, por L’Auto —«el coche»—. Con una tirada de cerca de 20 000 ejemplares diarios, Desgrange no podía permitirse perder a los clientes que compraban el diario para seguir el ciclismo. Tras conversar con uno de sus trabajadores, llamado Gèo Lefèvre, se les ocurrió la idea de organizar una carrera que recorriese todo el país. Así, con la cobertura de este evento, esperaban mantener a los fieles seguidores de la bicicleta.

Concebida más como un atractivo publicitario que con un espíritu deportivo, la propuesta de carrera no atrajo a muchos ciclistas en un comienzo. Se prolongaría durante cinco semanas y se requeriría el pago de 20 francos franceses para acceder a la prueba. A la vista de que tan solo 15 participantes se habían apuntado a falta de una semana para el pistoletazo de salida, Desgrange tuvo que replantearse las cosas. En consecuencia, redujo a la mitad el pago exigido para participar, elevó el premio a 20 000 francos y garantizó cinco francos diarios a cada participante. Atraídos por estas nuevas condiciones, se inscribieron un total de 79 ciclistas, de los cuales 60 participaron finalmente en el primer Tour de Francia. Darían las primeras pedaladas de la carrera ciclista más renombrada en la actualidad.

Con París como punto de partida y de llegada, los ciclistas recorrieron 2428 km divididos en seis etapas en la edición de 1903. Imagen: Wikimedia

Cuarenta y nueve franceses, cuatro belgas, cuatro suizos, dos alemanes y un italiano se montaron en sus bicicletas dispuestos a conseguir el brazalete verde —el maillot amarillo llegaría años después— en la primera etapa: 467 kilómetros entre París y Lyon. A diferencia de hoy en día, la carrera se dividía en menos etapas (tan solo seis), siendo estas, a su vez, más largas; de media, el trayecto a recorrer era de 400 kilómetros. Además, tan solo hubo una de montaña, la segunda, en la que los ciclistas viajaron desde Lyon hasta Marsella.

Maurice Garin, un francés nacido en Italia que se ganaba la vida de deshollinador, se hizo con aquel primer brazalete verde. Asimismo, ganó las dos últimas etapas y, finalmente, con un tiempo total de 94 horas, 33 minutos y 14 segundos —cerca de tres horas más rápido que el segundo clasificado—, inscribió su nombre con letras doradas en la historia del ciclismo al proclamarse campeón de la primera edición de Le Tour de France.

La celebración de la carrera fue un éxito rotundo. La idea de Desgrange y Lefèvre surtió el efecto deseado. Poco después de acabar la primera edición, que se disputó entre el 1 y el 19 de julio, L’Auto lanzó una edición especial de 130 000 copias. Asimismo, la tirada habitual se incrementó en 40 000 ejemplares y se asentó en los 65 000. Sin duda alguna, el Tour tendría una segunda edición.

El ascenso en popularidad del Tour parecía ir tan rápido como en una contrarreloj. A la vista del éxito de la primera edición, Desgrange se embarcó en la organización de una segunda en 1904. Un total de 27 ciclistas completaron una ruta similar a la de 1903. No obstante, la gran acogida que había tenido en su primer año revirtió en un exceso de ansias por ganar de los corredores.

Maurice Garin (centro) se proclamó campeón de la primera edición del Tour de Francia. En la segunda, no obstante, fue descalificado. Imagen: Wikimedia

Las trampas no son algo de ahora. Si bien en los últimos años el dopaje ha colmado los titulares sobre ciclismo y ha sido la principal causa de descalificación de corredores, en sus inicios, las argucias eran otras. Maurice Garin revalidó el título gracias a una ventaja de tan solo seis minutos sobre el segundo clasificado. Sin embargo, pese a que la organización del evento estaba satisfecha, la Union Vélocipédique Française —que venía a ser la actual Federación Francesa de Ciclismo— elevó la voz.

Tras una investigación, en la que se recogieron declaraciones de corredores y testigos, se llegó a la conclusión de que un gran número de ciclistas había recibido ayuda externa —coches que los impulsaban, por ejemplo—. Así pues, varios meses después de la conclusión de la carrera, doce de los veintisiete ciclistas que habían logrado cruzar la línea de meta fueron descalificados, incluidos todos los ganadores de etapa y los primeros cuatros clasificados de la general. Henri Cornet, que en un principió había finalizado en quinta posición, se proclamó campeón. Habiendo logrado esta gesta con 19 años, aún se mantiene como el ganador más joven de la historia de la vuelta.

Henri Cornet ganó la edición de 1904 después de todas las descalificaciones. Es el campeón más joven de la historia con 19 años. Imagen: Wikimedia

Estos incidentes minaron el prestigio del Tour y lo hirieron de muerte. De hecho, Desgrange, el organizador de las dos primeras ediciones, se negó a organizar ninguna otra. «El Tour ha acabado y mucho me temo que su segunda edición habrá sido la última», sentenció. «Lo habrá matado su propio éxito, que ha sido llevado fuera de control por pasión ciega, violencia y obscenas sospechas propias únicamente de hombres ignorantes y deshonrosos».

Por suerte para el mundo del ciclismo, Desgrange cambió de idea y finalmente se decidió a organizar una nueva edición en 1905, aunque, en esta ocasión, para evitar que los corredores hicieran trampas de nuevo, ideó un sistema por puntos para decidir el ganador final. Desde entonces, tan solo las dos guerras mundiales han provocado que se suspenda alguna edición.

Ya solo faltan unos pocos días hasta el 1 de julio, cuando los ciclistas se lancen a las carreteras, dispuestos a cubrir los 3516 kilómetros de los que constará la 104.ª edición del Tour. Partiendo desde la ciudad alemana de Düsseldorf, el pelotón atravesará Alemania, Bélgica y Luxemburgo para llegar después a tierras francesas. Enfundado en el mítico maillot amarillo, el vencedor de la edición de 2017 desfilará por los Campos Elíseos el 23 de julio. El Tour está a punto de comenzar. Veintiuna etapas lo decidirán todo. Las mejores bicicletas del mundo esperan, ansiosas, el comienzo de la carrera reina del ciclismo.

Etapas de la edición de 2017

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*