Serial Vintage: Enrique Castro González “Quini”

Hay jugadores que por su trayectoria se han labrado un nombre tanto fuera como dentro del campo, uno de ellos, quizá el más destacado, era Enrique Castro González “Quini”.  Quini nació el 23 de septiembre de 1949, lo hizo en Oviedo, sin embargo fue el embajador número uno del Sporting de Gijón.

El pasado martes, a sus 67 años el astro asturiano falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio, una muerte que tiñó de luto a todo el fútbol tanto asturiano como español. Un hombre querido por todo el mundo del fútbol, ni una mala palabra ni por parte de rivales y compañeros, siempre respetado, respeto que se labró con sus actuaciones tanto fuera del campo.

Quini fue un deportista sufridor, con muchas piedras en el camino, en su camino, que era el de el ejemplo y el coraje en el mundo del fútbol. Al poco tiempo de fichar por el FC Barcelona fue víctima de un secuestro, que duró 25 días tras un partido de liga entre el Hércules y el Barcelona. Fue rescatado por los cuerpos de seguridad en un taller mecánico en Zaragoza, a la vez que en Londres se disputaba un Inglaterra – España que supondría la primera victoria de España en Wembley.

En lo deportivo acumuló títulos colectivos tanto nacionales como internacionales, concretamente dos Copas del Rey, una Copa de la Liga y una Supercopa de España, además de la Recopa de Europa de 1982 todos ellos con el FC Barcelona. Individualmente conquistó siete trofeos pichichi, dos de ellos de Segunda División con el Sporting de Gijón, también fue nombrado mejor futbolista español por la Revista Don Balón en 1979.

Tuvo la ocasión de portar la elástica de la selección española en 35 ocasiones en las que pudo anotar 8 goles. Participó con el combinado nacional en el mundial de Argentina de 1978, al igual que en la fiesta del fútbol español en el mundial de España de 1982, su participación en Eurocopas se resume a la de Italia en 1980 entre ambos mundiales.

Tras su retirada como jugador, volvió al mundo del fútbol como delegado de su Sporting de Gijón, pero otro contratiempo se interpuso en la vida de Enrique, se le diagnosticó un tumor que le hizo deteriorarse físicamente de manera considerable, pero sin embargo, Quini con su fortaleza supo sobreponerse a este tumor y superarle.

Después de una dura vida de lucha tanto dentro como fuera del campo, quedará en el recuerdo de todos como un hombre honrado y respetado por todo el panorama deportivo, además de un gran jugador que para muchos es considerado como el mejor jugador español de la historia.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*