Vicente del Bosque: “El optimismo moderado es bueno, nos hizo sentirnos grandes”

Vicente del Bosque
Vicente del Bosque

Vicente del Bosque es uno de esos hombres que no necesita presentación, nacido en Salamanca el 23 de diciembre de 1950, soñó con ser futbolista de mayor, lo que no sabía es que 60 años después de su nacimiento la selección española alzaría por primera vez una Copa del Mundo bajo sus órdenes. Un hombre sencillo, sin egos, que logró un sinfín de títulos como futbolista del Real Madrid y que años después logró repetir como entrenador. Dos de las doce Copas de Europa del club blanco llevan su nombre, cogió un equipo sin rumbo y lo redireccionó hacia la gloria ganando al Valencia CF su octava Copa de Europa en París. Con la selección más de lo mismo, una eurocopa y un mundial que hicieron vibrar a un país con hambre de títulos a nivel de selecciones, continuó lo iniciado por Luis Aragonés para agrandar la tradición futbolística de este país. Gracias, Vicente por concedernos esta entrevista que esperamos que sea del disfrute de todos nuestros lectores.

 

¿Cómo es su vida después de haber dejado el cargo de seleccionador nacional?

Una vida activa, sigo teniendo muchos compromisos y de la única cosa que me he liberado es de la responsabilidad de tener que hacer la próxima lista de convocados, de analizar el próximo rival o el próximo partido. Por lo demás, sigo con mi vida diaria intentando cumplir con los muchos compromisos que tengo.

¿Lo echa de menos? ¿Cómo invierte el tiempo que antes dedicaba a la selección?

No lo echo de menos, tomé una decisión como lo hice cuando me retiré como futbolista, no he sido nostálgico y no miro al pasado.

¿Se veía con ganas de continuar en el cargo después de los fracasos de Brasil y Francia?

Después de la Eurocopa es cuando termina mi cargo, porque creí que era bueno para la selección y bueno para España que hubiera otro seleccionador. Después de Brasil no sentí en ningún momento la necesidad de haber dicho adiós, creí que todavía teníamos recorrido por delante. De hecho, hicimos una fase de clasificación perfecta para la Eurocopa incluso los dos primeros partidos de la fase de grupos, con República Checa y Turquía les ganamos y todo el mundo volvió a pensar que estábamos en el camino para el título otra vez. La derrota ante Croacia en el último momento, aunque nos dejaba jugar octavos de final, pero nos sentó muy mal y acabamos jugando uno de los peores partidos de los 114 que dirigí frente a Italia.

¿Siente orgullo por dar nombre a tantas instalaciones a lo largo del país y de la provincia de Salamanca? Por ejemplo, los estadios de Cabrerizos y el Barrio del Pilar en Madrid.

Sí. Más que un asunto personal creo que es un reconocimiento a lo que ha significado el fútbol en España, ha sido tratado con una gran estima gracias a los triunfos y es gracias a la simpatía que genera el fútbol en España más que un reconocimiento a mi persona.

¿Dónde pasa el mayor tiempo, en Madrid o en Salamanca?

En Madrid, aunque soy salmantino llevo 50 años fuera de Salamanca y nunca he dejado de ejercer como un salmantino más, mientras han vivido mis padres he pasado todos los veranos y navidades allí, no he dejado de ir nunca.

¿Tiene alguna afición a parte del fútbol?

Tengo a mi familia, nunca me aburro porque siempre tengo algo que hacer, sigo viendo fútbol no con la misma intensidad o con la misma emoción, pero veo la mayoria de fútbol que dan en televisión.

 

El ex seleccionador nacional dio sus primeros pasos en la provincia de Salamanca, jugando en el filial de la extinta Unión Deportiva Salamanca, el CD Salmantino.

 

¿A qué edad y en qué club inició su carrera futbolística?

De chaval en Salamanca en varios equipos hasta que terminé en el Salmantino (en aquel entonces filial de la Unión Deportiva Salamanca) y después me fui a Madrid. Empecé en el barrio como todos los niños y creció una verdadera pasión por el fútbol y cuando llegué a Madrid no tuve del todo claro si iba a ser futbolista, pero tuve suerte. Me encontré con grandes personas en el Real Madrid que me orientaron bien y pude disfrutar de 36 años en un club que lo llevo con mucho orgullo.

Pasó por la cantera de la Unión Deportiva Salamanca, ¿cómo recuerda aquella etapa? ¿llegó a debutar en El Helmántico con el conjunto charro?

Aunque el Salmantino era el filial de la Unión, solo jugué un partido con su camiseta, fue un partido amistoso en Portugal. Fui para ayudar al equipo como cualquier chico de la cantera rodeado de gente del primer equipo, fue la única vez que jugué con la Unión.

Desgraciadamente la Unión Deportiva Salamanca tuvo un trágico final con la desaparición en el 2013, ¿vivió de cerca aquella situación?

Sí, la viví cerca, pero yo no tenía ninguna posibilidad de cambiar el rumbo de los acontecimientos. Me apena ver que algunos equipos que pasaron por la misma situación sigan existiendo y que Salamanca no encontrara situación. Fueron 90 años de historia de la cual me siento muy cercano y fue una gran tristeza que no pudiera seguir. A ver si los clubes que vienen se consolidan y pueden representar lo que ha significado el fútbol para Salamanca mediante la Unión.

¿Sigue la actualidad de los dos equipos salmantinos que luchan por devolver a la élite el nombre de la ciudad, Salmantino y Unionistas? ¿Es afín a alguno de los dos proyectos?

Desde fuera puede parecer que las fuerzas están divididas y que sería mejor solo un proyecto, me imagino que los dos tendrán la idea de representar en el futuro a lo que significó la UDS. No me posiciono con ninguno de los dos clubes, me imagino que las personas que los dirigen tienen las mismas inquietudes, imagino que los dos son queridos de igual manera.

 

Tras su paso por la cantera de la Unión el Real Madrid se fijó en el y a los 17 años ingresó en el club de Concha Espina, con el que logró grandes títulos.

Llegó muy joven al club blanco, ¿cómo fue su periodo de adaptación?

Eran otros tiempos, ahora la gente está mucho más acostumbrada que entonces, suponía un gran cambio en mi vida. Lo mejor fue que tuve el apoyo de mi familia, también tuve la suerte de que el club y la gente que estaba en las categorías inferiores del club nos ayudaban a formarnos futbolísticamente y a educarnos para la vida.

Tras pasar por el Real Madrid Aficionado, fue cedido al Córdoba y al Castellón, ¿qué destacaría de aquellas experiencias previas al salto al primer equipo?

Eran cesiones obligadas, ya que en ese momento no existía el Castilla, me sirvieron para formarme y llegar al primer equipo con 22 años en total plenitud.

11 temporadas defendiendo el escudo del Real Madrid con el que ganaste 5 ligas y 4 Copas del Rey, ¿cómo describiría esa sensación?

Fueron 11 años entre los yeyés que habían ganado la Copa de Europa en 1966 y la quinta del buitre, dos etapas con gente que venía de abajo. Cuando llegó la quinta del buitre, yo vi que se acababa mi vida deportiva como futbolista. Ganamos varios títulos y llegamos a disputar una final de Copa de Europa con un equipo con mucha gente de la cantera.

Entre esos títulos, ganaste una final al filial. ¿Fue especial aquella final?

Fue un día estupendo para el Real Madrid, una de las cosas que no van a volver a suceder porque los filiales no pueden jugar Copa del Rey y que fue una exaltación máxima del poderío de la cantera del club. No solo el hecho de llegar a la final de copa, sino que eso te daba derecho a jugar la Recopa de Europa al año siguiente. Fue algo extraordinario.

Como entrenador ganó dos Copas de Europa y dos Ligas, entre otros títulos. ¿Cuál fue el más especial?  ¿Le hubiera gustado seguir más años en el conjunto blanco?

Los títulos europeos siempre tienen una mayor repercusión, pero todos los títulos logrados en mis años como entrenador son importantes. En un principio creía que iba a estar toda la vida en el Real Madrid, pero una vez que empiezas a entrenar al primer equipo te das cuenta de que esa situación privilegiada tiene fecha de caducidad.

¿Le gustaría volver en el futuro al club con algún cargo institucional, por ejemplo?

No. Ni al Real Madrid ni a ningún otro club. He tenido ofertas para seguir trabajando, pero creo que hay que dejar paso a otros.

¿Su trayectoria en los banquillos ha finalizado por completo o hay alguna opción de volver a sentarse en uno de ellos?

No hay posibilidad ninguna de que vuelva a dirigir a algún equipo. Como he dicho antes, he tenido ofertas muy jugosas y atractivas para volver a entrenar, pero creo que cada uno tiene su momento y el mío ya ha pasado.

 

También vistió la camiseta del combinado nacional en varias ocasiones, sin embargo, los éxitos llegaron cuando se hizo cargo de la selección. De jugador a seleccionador.

Vistió la elástica de la selección española en 18 ocasiones, incluida en una Eurocopa. ¿Era presión u orgullo?

La verdad es que es un orgullo ya que no todos los días tienes la ocasión de representar a tu país. Jugando en la selección se adquieren muchos conocimientos y se aprende a convivir con otros jugadores de otros equipos y eso, en definitiva, es muy positivo para uno mismo. Fueron partidos que los recuerdo con mucho cariño.

En 2008 es presentado como seleccionador nacional. ¿Qué recuerda del inicio de esa andadura?

Mi cuerpo técnico y yo nos apoyamos en una base que se había conseguido hasta entonces y no intentamos borrar ninguna huella de lo que había sucedido con el anterior seleccionador, Luis Aragonés. Veníamos de una época en la que la selección española había sido Campeona de Europa en ese mismo año y decidimos dar continuidad a ese estilo para que el fútbol español siguiera en lo más alto.

Una de las polémicas más importantes que tuvo en su primera etapa como seleccionador fue la no convocatoria de Raúl González. ¿Por qué dejó de contar con él?

Este tipo de decisiones siempre son delicadas. Una cosa son las opiniones y otra cosa son las decisiones. En ese momento pensamos que era lo más conveniente ya que empezamos a dar oportunidades a jugadores que ahora están consolidados en la selección como Piqué, Busquets o Javi Martínez. Al fin y al cabo, hay ciertos momentos en los que la selección española debe renovarse con nuevos jugadores.

Primer torneo, Copa Confederaciones con derrota en semifinales frente a EEUU, ¿lo sintió como un fracaso?

No, puesto que era una preparación para el Mundial. Además, hicimos una fase de clasificación para el campeonato perfecta. De hecho, de 36 partidos que jugamos en fase de clasificación (dos Mundiales y dos Europeos) sólo empatamos dos y perdimos uno en el último minuto. Gracias a la Copa Confederaciones, nos supimos adaptar a lo que nos esperaba en el mundial un año después.

Llega la Copa del Mundo y el país se vuelca con el equipo y traen la copa a España, ¿fue uno de los días más felices de su vida? Antes del mundial, ¿lo veía posible?

Sí, conseguir un Mundial es un hito muy complicado. Hemos tenido opciones de acercarnos a otro Mundial en generaciones anteriores, pero no tuvimos esa pizca de suerte como en Sudáfrica.

Antes del Mundial, sabíamos que llegábamos en muy buenas condiciones para optar al título.

Dos años más tarde campeones de Europa, ¿qué pasó por su cabeza aquella tarde mágica en Kiev?

Hicimos una Eurocopa muy buena, y además tuvimos ese golpe de suerte. El partido frente Italia (4-0) fue uno de los mejores partidos junto a la selección.

Las dos últimas competiciones no fueron del todo bien, ¿qué falló, el hambre de títulos, el desgaste de los jugadores?

Bueno… El primer partido del Mundial contra Holanda íbamos ganando y tuvimos la oportunidad de hacer el 2-0. No marcamos, y después nos superaron. Después, Chile, que sabíamos que era un equipo muy potente, nos dejó fuera del Mundial. ¿Fracaso? Relativamente. En el fútbol pasa siempre este tipo de cosas, incluso a campeones mundiales como éramos nosotros.

¿Es tan difícil como parece elaborar la lista de convocados para la selección?

No. Es intentar escoger a los 23 mejores jugadores. Lo que pasa es que siempre te dejas a gente que debería de estar.

Imagino que una de las labores más importantes del seleccionador es ver partidos para ver el rodaje de todos los jugadores…

Lo que tratábamos era de no equivocarnos, y tener el máximo conocimiento de todos los jugadores.

¿Prestaba atención a los que podrían decir los medios de comunicación sobre el grupo o sobre su persona?

Un entrenador debe tener la voluntad de escuchar a todo el mundo. Creo que es bueno escuchar a los demás.

 

ACTUALIDAD

¿Ve a alguno de los tres equipos españoles alzándose con la Champions en Kiev?

Lo que tengo claro es que seguimos manteniendo esa hegemonía en las competiciones europeas. no solo Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid, sino Deportivo de la coruña en su época, Villarreal, Valencia, Sevilla…Esto indica que el fútbol español, a nivel de clubes y selección, está muy bien.

¿Cómo ve a la selección española de cara a la cita mundialista del próximo mes de junio?

Muy bien. Hemos hecho una fase de clasificación buena, hemos jugado muy buen fútbol. en estos últimos amistosos se ha dejado ver que estamos a muy buen nivel. Pero siempre se debe ir con un optimismo moderado, más aún tratándose de un Mundial.

Existe un debate en torno a la posición de delantero, hay mucha competencia, ¿no cree?

No opino en ese sentido. La decisión que tome Julen será la mejor.

Munir, hombre al que hizo debutar quiere poder disputar el mundial con Marruecos, ¿se siente culpable de haberle hecho disputar aquellos 8 minutos?

En aquel momento, se nos lesionó un jugador de la Absoluta, y estábamos concentrados junto a la Sub-21. Por lo tanto, optamos por una solución “de casa”. Cuando debutó Munir, tuvimos la intención de comenzar a rodar a un chico joven que había hecho méritos para ello. Más adelante, las cosas cambiaron. No me siento culpable. Hicimos lo que teníamos que hacer en ese momento. Aún así, me da pena que ahora no pueda jugar con Marruecos en el caso de que fuese convocado.

Mikel San José (jugador que usted llevó a la Eurocopa 2016), afirmó el otro día que un independentista podría jugar en la selección sin ningún problema. ¿Qué opina al respecto?

Nunca nos hemos metido en ese asunto. Hemos llevado a los que creíamos que eran los mejores, como fue el caso de San José en la pasada Eurocopa.

 

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*